Banner lectura

¿Cómo usar gráficas, tablas, imágenes y otros recursos gráficos en un texto?

¿Cómo usar gráficas, tablas, imágenes y otros recursos gráficos en un texto académico?

Recurso elaborado por Santiago Parga Linares

Las tablas, gráficas, imágenes y otros recursos gráficos les permiten a escritores académicos presentar y discutir información compleja y variada de forma rápida y eficiente. Muchos lectores, de hecho, miran estos recursos antes de leer el texto, pues suponen que esa es la manera más fácil de encontrar la información más relevante. Sin embargo, este tipo de recursos son útiles solo si son lo suficientemente breves e informativos y tienen una relación adecuada con el resto del texto. Así, el propósito de esta guía es ofrecer una serie de buenas prácticas para asegurarse de que usted use adecuadamente las gráficas, tablas, imágenes, mapas, fotografías, diagramas, esquemas y demás recursos gráficos en un texto académico de cualquier disciplina.

Tabla de contenido

  1. ¿Mi texto necesita un recurso gráfico?
  2. Estrategias esenciales para el uso de recursos gráficos en un texto
  3. Ejemplos de recursos gráficos empleados correcta e incorrectamente
  4. Referencias

1. ¿Mi texto necesita un recurso gráfico?

Esta es la primera pregunta que debe hacerse con respecto a su texto si planea usar información como números, datos y otros tipos de información compleja. Una buena manera de decidir si necesita un recurso gráfico es preguntarse si puede incluir toda la información esencial en una o dos oraciones. Si los datos que tiene que presentar caben dentro de un párrafo corto, es mejor evitar tablas o gráficas innecesarias. Si sus datos son demasiados o demasiado complicados para caber en una o dos oraciones, probablemente necesita algún tipo de recurso gráfico.

2. Estrategias esenciales para el uso de recursos gráficos en un texto

Recuerde que lo más importante de cualquier tipo de recurso gráfico es su capacidad de comunicar información de forma eficiente. Decida cuál es el propósito que va a cumplir el recurso gráfico: presentar información de contexto, comunicar y discutir resultados, dar ejemplos, etc. y tome las decisiones con respecto a las tablas, gráficas o imágenes que decida incluir pensando en si está haciendo todo lo posible por garantizar que su recurso comunica la información eficientemente y cumple con su propósito.

  • Explique y refiera, no repita. Esta es la estrategia más importante. El recurso que utilice debe complementar el resto de su texto sin ser repetitivo ni redundante. Use los párrafos para llamar la atención sobre las partes más importantes del recurso, el tipo de datos que contiene y su relación con el resto del texto. Llame la atención sobre las partes más importantes o relevantes del recurso sin incluir todos los demás datos. Siempre que incluye un recurso, usted quiere que el lector saque de él algún tipo de conclusión. No espere que el lector interprete los datos como usted quiere, tómese el tiempo de, brevemente, decirle a qué conclusión quiere que llegue.
  • Use las tablas y demás recursos como evidencia. La información que está presentando no significa nada sin el análisis adecuado y, una vez analizada, solamente es relevante si le ayuda a demostrar la veracidad de la tesis que está defendiendo en el texto. Enunciar los resultados en las tablas y demás no es suficiente; debe utilizarlos para analizar el fenómeno. Por eso es importante complementar tablas e imágenes con análisis en el cuerpo del texto. Tanto el texto como los recursos gráficos deben defender el argumento.
  • No saque conclusiones que sus datos no soportan. Las conclusiones que usted saca de sus datos deben ser consistentes con lo que estos muestran. Sus tablas, imágenes y demás recursos nunca deben ser engañosos o confusos.
  • Ponga el recurso en el lugar apropiado. El lugar en el que inserte el recurso es importante. Asegúrese de que este aparezca justo después de que lo mencione en el párrafo y que sea relevante en el momento. Si va a hacer referencia a una tabla o una gráfica varias veces a lo largo de un texto, considere ponerla en los Apéndices.
  • Recuerde que los recursos deben ser independientes. Si bien los párrafos deben explicar y discutir los recursos, estos deben contener toda la información necesaria para que un lector pueda entenderlos sin leer nada más. Para ello, debe tener un título consistente con el que está en el párrafo y los ejes deben estar adecuadamente marcados -con nombre y tipo de unidad-. Además, el recurso debe incluir una leyenda que explique qué significan colores, variables, abreviaciones, etc.
  • Escoja el tipo de recurso apropiado para el tipo de datos que tiene. Hay muchos tipos de tablas y gráficas: de barras, de líneas, circulares, etc. Sin embargo, algunas son mejores que otras según la situación y el tipo de datos que quiere comunicar. Considere el tipo de datos que tiene y escoja el tipo de recurso que presenta solamente los datos esenciales, sin información adicional que puede ser irrelevante o confusa. Tenga en cuenta la comunicabilidad y eficiencia del recurso.
  • Sea consistente. Si tiene más de un recurso gráfico, asegúrese de que todos ellos tienen un formato consistente. El color, tipo y tamaño de la fuente, así como el formato de las leyendas y títulos deben ser iguales en todo el texto.
  • Recuerde que menos es más. Las tablas y gráficas pueden contener mucha información de muchos tipos, pero eso no significa que una tabla deba contener toda la información. Considere el propósito de su recurso e incluya solamente la información necesaria para cumplirlo: más información no significa necesariamente que su recurso es mejor. Evite también detalles llamativos, como colores, líneas innecesarias o gráficos en 3D que no ayudan a la comunicación eficiente de la información.
  • Consulte guías de citación. Cada sistema de citación, como APA, IEEE, MLA, Chicago, Icontec, etc., tiene requerimientos específicos sobre los detalles de cada recurso y cómo este debe integrarse con el resto del texto. Consulte la guía para el sistema de citación que está utilizando y asegúrese de que está siguiendo las recomendaciones de la guía. Le recomendamos las guías de citación de LEO.

3. Ejemplos de recursos gráficos empleados correcta e incorrectamente

A continuación, hay una serie de ejemplos de diferentes recursos. La primera versión exhibe algunos de los problemas y debilidades más comunes en el uso de este tipo de recursos. La segunda versión resuelve estos problemas y presenta una manera más eficiente de comunicar la información.

Ejemplo 1

La siguiente tabla quiere mostrar la percepción que los estudiantes de la Universidad de los Andes tienen sobre tres tipos de transporte:

Esta gráfica tiene los siguientes problemas: Primero, el eje Y no está definido, así que es imposible saber qué significan los números. Segundo, las columnas son elementos en 3D con un efecto de transparencia. Aunque se ven bien, ninguno de los dos ayuda a que la gráfica sea más clara. Tercero, las líneas son demasiado estrechas y es difícil saber cuál es el valor de cada columna. Y cuarto, el título de la gráfica es demasiado amplio y no explica realmente qué es lo que esta trata de comunicar.

Ejemplo 1.2. Esta segunda versión presenta la misma información, pero de forma mucho más eficiente.

Primero, el eje Y está claramente definido y es fácil saber qué función cumple cada una de las partes de la gráfica. Segundo, tiene menos elementos que distraen. A pesar de que se ve menos impresionante, esta gráfica es más efectiva que la anterior. Tercero, las líneas tienen un tamaño apropiado y es más fácil encontrar rápidamente el valor exacto de cada columna. Y cuarto, el título dice, de forma breve pero precisa, en qué consiste la tabla y qué tipo de datos contiene.

Ejemplo 2

Los siguientes párrafos hacen referencia a esta tabla. Ambas versiones del párrafo tratan de comentar y explicar su contenido, pero lo hacen de formas diferentes. El primero tiene algunos problemas que lo hacen menos eficiente.

Tabla 1.1 Efectos del medicamento según edad de los participantes.

Efectos

35-45 años

45-55 años

Porcentaje total

No significativos

69

33

22

Adversos

44

35

17

Positivos no significativos

66

69

29

Positivos significativos

79

70

32

TOTAL (N=468)

 

 

100%

Ejemplo 2.1: 

Como dice la tabla, el estudio encontró que el tratamiento no fue efectivo en todos los casos. El 22% de los 468 pacientes del estudio presentó resultados negativos; el 17% no presentó ningún tipo de reacción al medicamento, mientras que el 29% restante sí presentó algún tipo de mejoría y solo el 32% presentó mejorías significativas.

Es una buena idea complementar tablas con párrafos que las explican, pero este párrafo comete algunos errores. Primero, el párrafo no nombra adecuadamente la tabla a la que se está refiriendo. Si el estudio tiene más de una, el lector puede confundirse. Segundo, el párrafo repite prácticamente toda la información que la tabla presenta. Esto hace que uno de los dos sea redundante y frustra el objetivo de las gráficas, tablas y demás recursos (eficiencia y claridad). Tercero, el párrafo no propone ninguna conclusión; en lugar de proponer un análisis de los resultados, el párrafo solamente los repite y espera que el lector llegue a la conclusión. Cuarto, el párrafo no hace referencia a la edad de los participantes, una de las características esenciales de la tabla. Si el escritor no tiene nada que decir sobre la edad de los participantes, la tabla no necesita esa información.

Ejemplo 2.2:  

El medicamento analizado no produjo efectos positivos significativos. La Tabla 1.1 muestra que solamente 32% de los pacientes presentó mejorías significativas. Además, el medicamento no mostró efectos significativamente diferentes en el grupo de edad 45-55, el que más sufre de la enfermedad que el medicamento trata. Esto demuestra que el medicamento analizado no es superior a las alternativas que ya existen en el mercado, ya que estas tienen menores porcentajes de resultados adversos y mayores porcentajes de efectos positivos significativos.

Esta segunda versión del párrafo es mucho más eficiente que la anterior. Primero, nombra adecuadamente la tabla según las reglas del sistema de citación; así se asegura de que el lector lea la tabla correcta. Segundo, el párrafo no repite información innecesariamente. Más bien, llama la atención sobre el dato que el escritor considera más importante y deja los demás en la tabla. Tercero, el párrafo analiza los datos y propone una conclusión que el escritor espera que el lector saque de la tabla. Esta conclusión aparece tanto al inicio como al final del párrafo para asegurarse de que el lector comprenda la relevancia de los datos. Y cuarto, el párrafo menciona la significancia de la edad de los participantes.

4. Referencias

Nota

Este recurso pedagógico le pertenece a la Universidad de los Andes y está protegido por derechos de autor. Así mismo, el recurso se encuentra amparado bajo la licencia de Atribución - No comercial - Sin derivar de Creative Commons.

Bajo los términos de esta licencia, se permite descargar este recurso y compartirlo con otras personas, siempre y cuando se reconozca su autoría. No obstante, la licencia impide modificar este material y prohíbe utilizarlo con fines comerciales. Para reconocer la autoría de este recurso le recomendamos citarlo y referenciarlo según las normas del formato que rija su disciplina o su publicación.

Centro de Español Uniandes | Conecta-TE, Centro de Innovación en Tecnología y Educación
Universidad de los Andes | Vigilada Mineducación
Reconocimiento como Universidad: Decreto 1297 del 30 de mayo de 1964.
Reconocimiento personería jurídica: Resolución 28 del 23 de febrero de 1949 Minjusticia.
Cra 1 Nº 18A- 12
Bogotá, (Colombia)
Código postal: 111711
Tels: +571 3394949
+571 3394999