Banner lectura

El mapa conceptual

El mapa conceptual

Recurso elaborado por Jorge Armando Marín Ariza

El mapa conceptual es una técnica muy útil para diversas disciplinas porque contribuye a la posibilidad de afianzamiento de conceptos y conocimientos, así como al establecimiento de relaciones entre estos. Dicho esto, en el presente documento, usted encontrará algunas recomendaciones a través de las cuales podrá usar el mapa conceptual como un instrumento útil que le servirá para afianzar sus habilidades de lectura, escritura y comunicación oral en ámbitos académicos.

Tabla de contenido

  1. ¿Qué es un mapa conceptual?
  2. ¿Cómo se elabora un mapa conceptual?
  3. La lectura y los mapas conceptuales
  4. El mapa conceptual como herramienta de preescritura
  5. Las presentaciones orales y los mapas conceptuales
  6. Referencias

1. ¿Qué es un mapa conceptual?

Es una herramienta de estudio que tiene la cualidad de ser la disposición sintética de unos conceptos relevantes que se organizan de acuerdo a su jerarquía; además, produce un impacto visual significativo gracias a la organización con que se produce esta representación mental (Aguilar, 2006). Esto quiere decir que en el mapa conceptual se parte de unos conceptos e ideas centrales que se disponen visualmente de tal modo que permiten establecer las relaciones pertinentes entre unos y otros. En la figura 1 se aprecia un ejemplo de mapa conceptual en el que se presenta tanto su definición como las características relevantes.

Figura 1. Ejemplo de mapa conceptual

Los mapas conceptuales están compuestos por tres elementos principales: los conceptos e ideas centrales, los vínculos entre conceptos y, por último, las palabras de enlace.

  • Los conceptos e ideas centrales son aquellos que permiten construir unos significados acerca del tema que se está desarrollando en un texto. Como se ve, por ejemplo, en la figura 1, los conceptos e ideas centrales se encuentran enmarcados en rectángulos.
  • Los vínculos entre conceptos son las flechas que se utilizan para hacer conexiones; sin embargo, estas no pueden verse como simples líneas sin importancia, sino como los elementos que permiten establecer las relaciones, directas e indirectas, entre las ideas centrales del mapa conceptual. Por ejemplo, las flechas sin puntear sirven para representar conexiones directas, mientras las punteadas muestran conexiones indirectas que no necesariamente son explicitas.
  • Las palabras de enlace son aquellas que permiten complementar la conexión existente entre los conceptos e ideas centrales; por ejemplo, en la figura 1 son todas aquellas que no se encuentran enmarcadas.

2. ¿Cómo se elabora un mapa conceptual?

En primera instancia, es vital reconocer que no existe una única forma de hacerlo, ni mucho menos una “receta secreta”. Por este motivo, la elaboración de un mapa conceptual depende totalmente del autor así como del contexto en que se requiere. No obstante, a continuación encontrará unas recomendaciones de gran ayuda al momento de crear mapas conceptuales:

  • Identifique el contexto y la finalidad. El mapa conceptual sirve en múltiples y variados escenarios de la vida académica. Por este motivo, es importante identificar el contexto en el que se requiere: (1) al dar cuenta de las ideas principales de una lectura, (2) al organizar las ideas previas a la escritura de algún texto o (3) al preparar una presentación para una audiencia. Cada uno de estos escenarios representa distintos desafíos, los cuales serán más fácilmente afrontables si se hace la respectiva identificación del contexto.
  • Seleccione los conceptos e ideas centrales. Las disciplinas científicas se basan en ideas y conceptos que son investigados, profundizados y discutidos por las múltiples ramas del conocimiento humano. En este sentido, es muy importante que antes de hacer un mapa conceptual se identifiquen esos conceptos e ideas sobre los cuales se va a construir esta herramienta de estudio. Para el caso de un mapa conceptual basado en una lectura, es muy útil identificar el tema, leer el título cuidadosamente, las palabras clave del texto, e incluso los subtítulos que el autor haya usado; además, podemos preguntarnos ¿hay definiciones usadas por el autor?, ¿qué caracteriza esos conceptos o ideas?, ¿hay ejemplos? Entretanto, al momento de elaborar, por ejemplo, un texto argumentativo, es necesario que defina en oraciones concretas la tesis y los argumentos que va a desarrollar en su escrito. Por otra parte, cuando se trata de mapas conceptuales para la presentación de ideas ante un público, es muy útil que delimite de forma clara y concreta cuáles son las ideas principales que desea transmitir a su audiencia.
  • Haga bocetos de su mapa. El mapa conceptual tiene un componente visual significativo, así como uno relacional. Por esta razón es fundamental que elabore bocetos que le permitan encontrar la mejor disposición y organización dentro del mapa. Se recomienda que dichos bocetos sean hechos a mano con papel y lápiz. Adicionalmente, recuerde que los mapas conceptuales se basan en la jerarquía de ideas; por esta razón, es fundamental que evite alterar dicha jerarquía, pues es posible que la información dispuesta en el mapa pierda claridad y se torne confusa para usted o para el público. En la figura 2 encuentra un ejemplo de cómo puede construir un mapa conceptual teniendo en cuenta la jerarquía de las ideas. También, tenga presente que el mapa conceptual no necesariamente va a quedar finalizado en el primer intento. Posiblemente tendrá que borrar, rectificar o reorganizar sus ideas; si esto le sucede, no se angustie y recuerde que es parte del proceso de creación. También recuerde que la cantidad de ideas, así como sus conexiones, varían de acuerdo al contexto en el que desarrolle su mapa conceptual.


Figura 2. Ejemplo de la construcción de un mapa conceptual a partir de su jerarquía.

  • Componga una versión final. Una vez su exploración le haya llevado a construir un mapa conceptual que incluya todo lo que considere fundamental, elabore una versión final del mismo. En esta, es muy importante que sea conciso en lo que escribe y que tenga mucha claridad para usted como autor. Recuerde que lo más importante de un mapa conceptual es que usted sienta que todo está dicho de forma clara, concisa y directa.

Un criterio que puede usar para determinar la brevedad de sus ideas es el siguiente: en los casos en que haya más de dos oraciones escritas para expresar una idea, es necesario hacer ajustes.

Algunas aplicaciones de los mapas conceptuales en el mundo académico

Dada su gran versatilidad, los mapas conceptuales tienen aplicaciones en una gran variedad de escenarios del mundo académico y su uso ha venido en considerable aumento durante los últimos años. Sobre todo, han demostrado ser de gran utilidad en tareas como la síntesis de lecturas, la escritura y la preparación de presentaciones orales. A continuación se presentan algunas consideraciones sobre estas actividades que constituyen un desafío constante en la vida académica y que pueden ser soportadas por la herramienta del mapa conceptual.

3. La lectura y los mapas conceptuales

Al momento de abordar las ideas expuestas por otros autores en uno o más textos, el mapa conceptual resulta ser una herramienta de gran apoyo porque permite sintetizar las ideas más importantes al tiempo que facilita el relacionamiento de estas. Así, conduce a evitar una acción problemática recurrente al momento de estudiar un tema: memorizar y repetir las ideas de la lectura.

Dicho esto, además de las sugerencias para elaborar mapas conceptuales expuestas en este documento, a continuación se presenta un ejemplo de un ejercicio de síntesis de una lectura a través de un mapa conceptual. Este se basa en un párrafo del segundo capítulo del libro La ciudad letrada de Ángel Rama (1998).

En el centro de toda ciudad, según diversos grados que alcanzaban su plenitud en las capitales virreinales, hubo una ciudad letrada que componía el anillo protector del poder y el ejecutor de sus órdenes: una pléyade de religiosos, administradores, educadores, profesionales, escritores y múltiples servidores intelectuales, todo esos que manejaban la pluma, estaban estrechamente asociados a las funciones del poder y componían lo que Georg Friederici ha visto como un país modelo de funcionariado y burocracia. Desde su consolidación en el último tercio del XVI, ese equipo mostró dimensiones desmesuradas, que no se compadecían con el reducido número de los alfabetizados a los cuales podía llegar su palabra escrita y ni siquiera con sus obligaciones específicas, y ocupó simultáneamente un elevado rango dentro de la sociedad obteniendo por lo tanto una parte nada despreciable de su abundante surplus económico (1998, p. 32).

Nótese que en este ejercicio, en primer lugar, se ha optado por subrayar las que se consideran palabras centrales para hacer la síntesis de este texto. Si presenta inquietudes sobre cómo hacer dicho subrayado, puede consultar el recurso ¿Cómo anotar un texto? en la página de LEO.

Figura 3. Mapa conceptual construido a partir del párrafo extraído del libro de Ángel Rama.

En el mapa conceptual propuesto en la Figura 3 es indispensable destacar varios aspectos. En primera instancia, la forma en que la jerarquía de ideas de Ángel Rama ha sido respetada, hecho que posibilita la existencia de una coherencia entre el texto seleccionado y el mapa conceptual que se ha creado. En segundo lugar, la brevedad de las ideas que se han dispuesto en este mapa; recuerde que la finalidad del mapa conceptual no es repetir lo que está en la lectura, sino más bien destacar los elementos más importantes. Tenga en cuenta que la distribución y organización de las ideas en el mapa conceptual son producto de sus decisiones como autor para alcanzar la máxima claridad posible; entonces, no hay una única forma de elaborarlo.

4. El mapa conceptual como herramienta de preescritura 

En adición a lo visto hasta este punto, el mapa conceptual también es una herramienta de gran ayuda al momento de escribir un texto. Para este caso, se retoma el ejemplo de la sección anterior, en el cual un estudiante debe escribir un texto argumentativo. Como se ve, el mapa es una forma de planeación del texto. 

Figura 4. Mapa conceptual para planear la escritura de un texto argumentativo.

En la figura 4 se puede observar un ejemplo de cómo se podría planear la escritura de un texto argumentativo basado en el párrafo trabajado del texto de Ángel Rama. En este sentido, es importante destacar dos aspectos fundamentales: (1) este mapa presenta unas ideas bastante puntuales y precisas, lo cual muestra que no es necesario redactar párrafos enteros, sino más bien oraciones claras; (2) la estructura del mapa conceptual responde a la misma de un texto argumentativo: hay una tesis que está en la parte superior, la cual está sustentada con dos argumentos (para este caso puntual), los cuales a su vez muestran concretamente el sustento con el cual se trabajará y, por último, una conclusión que para este caso se enuncia a través de una pregunta. Así, una vez se ha elaborado un mapa conceptual para planear un escrito, se puede redactar el mismo de una forma muy clara y organizada, con lo cual se evitará la repetición de ideas.

5. Las presentaciones orales y los mapas conceptuales

Llegado este punto, es necesario hacer referencia a las posibilidades de ayuda que ofrecen los mapas conceptuales a la hora de realizar presentaciones orales en el ámbito académico. En este sentido, existen varios modos en que las presentaciones pueden ser sustentadas con mapas conceptuales para desarrollar un discurso mucho más fluido, claro y seguro: (1) durante la preparación de una presentación oral, (2) como recurso visual para ser usado durante la exposición y (3) como guía al momento de realizar una presentación ante un público.

  • En cuanto a la preparación de su presentación, un mapa conceptual resulta de gran valor porque le va a permitir organizar, jerarquizar y sintetizar sus ideas. Además, esta herramienta le va a servir para establecer relaciones conceptuales y de ideas que usted posiblemente no notó a primera vista. Así pues, si usted logra, desde un principio, afianzar un grupo de ideas que estén muy organizadas y articuladas entre sí, al momento de hacer su presentación tendrá la tranquilidad de poder hablar con gran dominio del tema, al tiempo que evitará la fallida práctica de memorizar las ideas a presentar. Tenga en cuenta que muchas de las presentaciones orales del ámbito académico giran en torno a lecturas de clase o a escritos que debe elaborar; si este es su caso, puede acudir a las partes de este documento donde se explican las ayudas que a este respecto proporcionan los mapas conceptuales.
  • Por otra parte, los mapas conceptuales como recurso visual ayudan a que la audiencia se concentre y pueda ver de forma ordenada y clara las ideas que se están presentando. Al mismo tiempo, para el orador pueden ser de gran ayuda para evitar el olvido de una idea importante, pues le permite generar una rápida recordación y  evita que se desconecte de la audiencia. En este sentido, siempre que lo considere pertinente, no vacile en usar mapas conceptuales dentro de sus diapositivas; le harán la vida más fácil al momento de presentarse ante una audiencia.
  • Asimismo, los mapas conceptuales sirven de apoyo durante las presentaciones ante públicos en contextos académicos. Por esta razón, es viable que el orador tenga cerca esta herramienta para dar un vistazo en los momentos que lo considere necesario. Su utilidad radica, precisamente, en la brevedad de lo escrito debido a que podrá recordar el orden de las ideas a presentar o las partes en que posiblemente haya un olvido de información.

6. Referencias

  • Aguilar, M. (2006). El mapa conceptual una herramienta para aprender y enseñar.  Plasticidad y Restauración Neurológica, 5(1), 62–72. http://www.uaa.mx/direcciones/dgdp/defaa/descargas/ElMapaConceptual.pdf
  • Rama, A. (1998). La ciudad letrada. Arca.

Nota

Este recurso pedagógico le pertenece a la Universidad de los Andes y está protegido por derechos de autor. Así mismo, el recurso se encuentra amparado bajo la licencia de Atribución - No comercial - Sin derivar de Creative Commons.

Bajo los términos de esta licencia, se permite descargar este recurso y compartirlo con otras personas, siempre y cuando se reconozca su autoría. No obstante, la licencia impide modificar este material y prohíbe utilizarlo con fines comerciales. Para reconocer la autoría de este recurso le recomendamos citarlo y referenciarlo según las normas del formato que rija su disciplina o su publicación.

Centro de Español Uniandes | Conecta-TE, Centro de Innovación en Tecnología y Educación
Universidad de los Andes | Vigilada Mineducación
Reconocimiento como Universidad: Decreto 1297 del 30 de mayo de 1964.
Reconocimiento personería jurídica: Resolución 28 del 23 de febrero de 1949 Minjusticia.
Cra 1 Nº 18A- 12
Bogotá, (Colombia)
Código postal: 111711
Tels: +571 3394949
+571 3394999